PROGRAMA: "Un Viaje Aéreo a Través de la Biblia"

TEXTO: San Mateo

TEMA: El Evangelio Según San Mateo.


II Parte

 

INTRODUCCION

 

Nos disponemos ahora a iniciar la segunda etapa de "Un viaje aéreo a través de la Biblia". Al hacerlo nos vamos a introducir en el Nuevo Testamento, la palabra de Dios, llamado también el Nuevo Pacto, donde veremos ya más claramente la Persona que en la primera etapa de nuestro viaje nos fuera anunciada como el Deseado de las naciones, el Mesías: JESUCRISTO. Vamos a transitar por 27 libros que nos darán el concepto o aplicación espiritual, como vimos en los 39 libros anteriores, de lo que Dios quiere decirnos a través de los distintos personajes, sus siervos, que él utilizó para comunicarnos Su palabra.

 

SAN MATEO

 

El autor de este evangelio es Mateo, como su libro así lo aclara. Pero en el evangelio según San Marcos Cap.2:14, encontramos que Mateo tenía otro nombre. Dice la Escritura que: "Y al pasar, -Jesús- vio a Leví hijo de Alfeo, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y levantándose, le siguió." De manera que Mateo tenía también otro nombre y ese nombre era Leví. De acuerdo al evangelio, él era un empleado que recolectaba taxas o sea impuestos públicos. El título con el cual se conocía a las personas que ejercían esta profesión, lo encontramos en el Cap.10:3: "...Mateo el publicano,..." Deducimos entonces que esta expresión, "publicano", corresponde al individuo que a través de su profesión tenía la tarea amarga por así decirlo, no muy grata, de cobrar impuestos a su propia nación en beneficio de una nación extranjera como lo era el Imperio Romano que dominaba todo el territorio de Palestina. Descubrimos pues en este evangelio de Mateo a su autor, un ex-inspector de impuestos e indudablemente un hombre muy preparado, quizás contador público, ya que era un jefe de los impuestos públicos, es decir, una persona muy nombrada. El hombre que ejercía esta profesión era respetado por la clase romana pero quizás odiado por su propio pueblo, el pueblo hebreo.

 

Ahora bien, la palabra clave en el evangelio de Mateo es la palabra reino, en relación con el reino de los cielos. En el Cap.2:2, por ejemplo, encontramos las palabras: "...¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido?..." En el Cap.21:5, leemos: "Decid a la hija de Sion: He aquí tu Rey viene a ti..." En el Cap.22:11: "Y entró el rey para ver a los convidados..." Y así sucesivamente podríamos buscar versículo tras otro y apreciar que en este libro se encuentran mencionadas las palabras el rey, el reino, el reino de los cielos, más de setenta veces. Esto nos da la clave de la lección espiritual que el evangelio de Mateo nos quiere convenir. El uso constante de estas palabras, el rey, el reino y el reino de los cielos, también nos da la idea de lo que Mateo nos quiere presentar y cuyo tema central es: Jesús, el Rey Mesías. Permítannos también ponerlo de esta manera: Cristo, el Rey. La palabra Mesías, es la palabra hebrea y la palabra Cristo, es la palabra griega por la posición oficial de Jesús; Jesús es su nombre. Y Cristo es el oficio que Dios le dio: Mesías, el Ungido. De esta manera podemos decir que en este evangelio Mateo nos presenta a Jesús como el Rey Mesías.

 

Encontramos asimismo que los cuatro evangelios nos narran la vida de Jesús, pero cada uno de estos hombres que los escribieron fueron inspirados por el Espíritu Santo y cada uno de ellos nos da las características de ese Jesús a través de sus puntos de vista. Indudablemente creemos que esos puntos de vista fueron controlados por el Espíritu Santo para darnos a nosotros los creyentes, una vista completa del dominio y la personalidad de Jesús. De manera que en el evangelio según San Mateo, Jesús es presentado como Rey Mesías. Ahora bien, vamos a ver siete características de este evangelio respecto a cómo Mateo presenta a Jesús como Rey y Mesías.

 

En primer lugar, en el Cap.1:1, tenemos su introducción: "Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham." Vemos que en esta introducción el evangelista Mateo presenta a Jesús a través de dos ramas completamente distintas en su oficio. Abraham presenta a Jesús como el Hijo y la esperanza de las naciones del mundo. Recordemos que en Abraham fue que Dios dijo, "multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo", ese es un tipo de cosas; "y la arena del mar", ese es otro tipo de elemento de cosas. De tal manera entonces notamos que la palabra de Dios nos enseña en forma fundamental en este evangelio, la raIz de este Rey y Mesías en una manera muy fuerte y muy dinámica. Este Rey Mesías nos presenta una genealogía completa; proviene su introducción de Abraham aquel que es el padre de la fe de los judíos y de los no judíos. Pero también dice el Vr.1, "...hijo de David,..." Y es en la persona del rey David que encontramos la promesa de Dios. En el Segundo libro de Samuel Cap.7:14, Dios le dice a David que a través de su simiente que ha de colocar un rey: "Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres;..." En los dos versículos anteriores le dice: "Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré tu reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino." No solamente Dios nos está hablando allí respecto de Salomón, sino que nos está hablando de la descendencia de Salomón de la cual proviene Cristo Jesús. Esto lo leemos en Mateo Cap.1:6, donde la Escritura dice: "...y el rey David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urías." Y finalmente en el Vr.16 dice: "...y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo." Notamos brevemente en esta genealogía que el evangelista nos da la introducción de este Jesús Rey y Mesías. Su introducción muestra que en su ascendencia lleva la sangre del rey David. Pero también en su mensaje lleva la esperanza de Abraham, la fe, para aquellos que confían en él, ya sean judíos o no.

 

En segundo lugar, en este evangelio nos encontramos con la doctrina de Jesús Rey y Mesías. Esta doctrina está específicamente detallada en los Caps.5-7. Vamos a abocarnos al estudio del Cap.6:33-34, donde se nos da el resúmen de los Caps.5-7. Dice así Jesús: "Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada dia su propio mal." Observamos a través de esta exhortación que su doctrina radica en una fe profunda, en una fe ciega en ese Rey y Mesías. Las preocupaciones de este mundo deben ser puestas en segundo lugar. Lo que el hombre y la mujer deben considerar es la justicia de Dios, es su relación personal con Dios, cómo se encuentran con Dios. Cuando esa relación personal con Dios es absoluta, cuando esa relación personal con Dios es una relación realmente verdadera y la persona se encuentra mano a mano por así decirlo con Dios a través de la justicia que él provee por medio de este Rey y Mesias, cuando eso ha sido aclarado, relacionado y terminado primero en su vida, entonces las cosas de este mundo pueden ser añadidas a su vida, pueden ser colocadas dentro de la perspectiva real. Hay muchas personas, por ejemplo, que se preocupan en qué traerá el mañana, se preocupan por el trabajo, se preocupan por el dinero, por el soporte de sus vidas, cómo han de solucionar sus vidas y qué han de hacer para que esto pueda llegar a una forma concreta y absoluta. Lo importante en la palabra de Dios no es preocuparnos por el mañana, sino primero en ese punto que él quiere darnos a conocer. Ese punto que es simple, que es efectivo, ese punto el cual es nuestra relación con Dios a través de su justicia divina. Cuando eso está solucionado, cuando ese punto y ese aspecto de nuestra vida está enteramente justificado con Dios, las demás cosas de este mundo son añadidas en forma natural para que podamos gozarnos de la existencia aquí en el mundo.

 

También Dios conoce que hay muchas personas que tratan de solucionar su relación personal y buscan cómo imaginar todas las cosas que conciernen al futuro. Cómo estudiará su hija en la universidad dentro de cinco años cuando ella vaya a ese lugar; con quien se casará, cuántos hijos tendrá; cómo podrá vivir, etc. Todas estas perspectivas y todos estos aspectos están señalados en la palabra de Dios y enseñados dentro del Vr.34 donde Jesús dice que no nos afanemos por el día de mañana, no pongamos las energias del dia de hoy, en las energías que vayamos a gastar mañana, porque cada día traerá su propia preocupación. Eso es lo que la palabra "afán" quiere decir.

 

En tercer lugar, en los Caps.8-12 de Mateo, el Rey y Mesías es rechazado desde el punto de vista de su autoridad. Resumiendo lo estudiado hasta ahora, podemos decir que en su evangelio Mateo nos presenta a Jesús el Rey Mesías. Primero, su introducción: Hijo del rey David, hijo del patriarca Abaham, rey de la fe si así nos permiten usar la palabra. Segundo, su doctrina, la doctrina de confiar en Dios primero, y luego dejar que él llene las necesidades de nuestra vida. Y ahora, su autoridad rechazada. Es en el Cap.12:24-30, donde encontramos el rechazo de aquellos que eran los pastores de su iglesia. Dice que los fariceos que eran los doctores de la ley, "...al oirlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios. Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa. El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama." Vemos entonces que la autoridad de Jesús es rechazada. ¿Cómo es rechazada? Simplemente, su aurtoridad es comparada con Satanás. Hay muchos individuos que creen que los milagros que suceden en este mundo son milagros hechos por Satanás en lugar de ser hechos por Dios mismo. Y eso implica que tales individuos están cometiendo la blasfemia de decir que Jesús actúa en nombre de Satanás, y Jesús dijo que el que tal cosa comete, ese pecado no le será tolerado delante del reino de los cielos (Vr.31).

 

En cuarto lugar, encontramos que su sabiduría es revelada. En el Cap.13 hay siete parábolas que revelan el desarrollo del reino de los cielos aqui en la tierra y su reinado final. En el vr.51 aparece la pregunta clave de nuestro Señor Jesucristo: "Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas?..." El les pregunta a sus discípulos: ¿Habéis entendido el desarrollo del reino de los cielos aquí en la tierra? " Ellos respondieron: Sí, Señor." Ahora vamos a leer el Vr.52, que es la clave para comprender la sabiduría de Jesús: "El les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas." Pensemos en estas palabras, pensemos en la importancia que tienen, y pensemos en la responsabilidad que estas palabras traen a nuestra vida. El que no tiene en consideración estas palabras, es porque

realmente no ha pensado bien en cómo desarrollar su vida aquí en la tierra. Aquí en el Vr.52, Jesús nos da la clave del desarrollo de la vida del cristiano. Dice que todos nosotros debemos ser como escribas; el escriba es aquel que comprende la palabra de Dios. Y debemos ser semejantes a un padre de familia; el padre de familia es aquel que tiene cuidado de la casa. Y luego dice el que saca de su tesoro cosas nuevas y viejas. El que compara los eventos nuevos de la vida con los eventos de la palabra de Dios, qué es lo viejo, lo estable; y entonces guía su vida a través de la estabilidad de la palabra de Dios por un lado, y por el otro lado a través de los eventos y circunstancias de la vida, que lleva a cabo en ese desarrollo espiritual, en ese desarrollo de la vida intrínseca. Notamos entonces que la sabiduría que revela Jesús como Rey y Mesías es muy importante. El cristiano debe llevar su vida a través de la palabra de Dios.

 

En quinto lugar, en el Cap.23:37-39, su muerte es anunciada. Jesús dice: ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! He aquí vuestra casa os es dejada desierta. Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor." Jesús es rechazado y su muerte entonces es anunciada.

 

En sexto lugar, el retorno del Rey Mesias es previsto. En el Cap.24:14, leemos: "Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio de todas las naciones; y entonces vendrá el fin." Jesús ha de volver, pero ha de volver cuando este evangelio, cuando estas nuevas de que Cristo es el Hijo de Dios y el medio de salvación; cuando estas nuevas sean completamente anunciadas alrededor del mundo, cuando los habitantes de la tierra reconozcan esto, entonces vendrá el fin. El retorno es previsto.

 

Y finalmente, en séptimo lugar, tenemos que Jesús nos da la comisión declarada. Cap.28:19-20: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén." Notemos la importancia de esta comisión: En primer lugar, hacer discípulos; en segundo lugar, confirmarlos, bautizarlos e identificarlos con el grupo de la iglesia; y en tercer lugar, enseñarles a crecer para que puedan guardar esta doctrina en su corazón y llenar su vida de sabiduría.

 

Este es el primer evangelio en el Nuevo Testamento que nos anuncia que se abre una nueva etapa en el reino de Dios, y nos anuncia a Jesús el Rey Mesias. Hemos visto a través de estas siete características muy simples por cierto, muy a la ligera, hemos visto una línea de conducta, de que Jesús es el cumplimiento de lo anunciado en las páginas del Antiguo Testamento que por tanto tiempo vinimos observando. Jesús el Rey Mesías, fue presentado a través de la introducción (Cap.1:1); a través de su doctrina (Caps.5-7); a través de su autoridad rechazada (Caps.8-12); a través de la sabiduría revelada (Cap.13); a través de la muerte anunciada (Cap.23); a través de su retorno previsto (Cap.24); y finalmente su comisión es declarada (Cap.28).

 

Quiera Dios que esta verdad suprema, que esta verdad absoluta de la palabra de Dios, radique en nuestros corazones como una esperanza profunda, para que el poder de Dios se revele en nuestra vida y la función de esa comisión declarada por jesús se cumpla en el corazón de cada creyente, para que podamos salir en el nombre del Rey Mesías a hacer discipulos, bautizarlos y enseñarles todas las cosas porque él está con nosotros hasta el fin del mundo.