El Trigo y la Cizaña





Capítulo 4.
38

Capítulo 4


    En este capítulo examinaremos otra pregunta muy importante. ¿Cómo se va a efectuar la separación del trigo y la cizaña? Dios no hizo provisión. El no proveyó ningún mecanismo para llevar a cabo esto en algún momento a través de toda la era de la iglesia. De algún modo, tiene que llevarse a cabo durante el tiempo de la Gran Tribulación. ¿Pero cómo será realizado?

El Trigo y la Cizaña son Separados

    Para contestar esta pregunta, debemos considerar la naturaleza del Evangelio que es enviado por todo el mundo. En II Corintios 2:14-16, Dios declara:

 

Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente?


    Estos versículos nos enseñan que mientras proclamamos el Evangelio habrán aquellos que vendrán a la vida espiritual; pero hay otros que avanzarán más bajo la ira de Dios. En Hebreos 4:12 Dios se refiere a su Palabra como una espada de dos filos. Allí obtenemos la figura de que ella corta de una manera para traer salvación, pero también corta para condenar a las personas al infierno para siempre jamás.
    A través de toda la era de la iglesia, el enfoque del Evangelio era en la salvación y en edificar la representación externa del templo de Dios, la cual consiste de todas las congregaciones locales. Somos enseñados por la Biblia que en ese templo habrían creyentes verdaderos, simbolizados por el lenguaje “oro, plata, y piedras preciosas” de I Corintios 3:11. Ellos son equivalentes al trigo de que se habla en la parábola del trigo y la cizaña. Dios reconoció que en ese mismo templo había también “madera, heno, y hojarasca” (I Corintios 3:11). Estos son equivalentes a la cizaña, referida en la parábola que estamos estudiando.
    En el lenguaje de I Corintios 3, Dios también nos dice que la identidad de quienes son simbolizados por la madera, heno, y hojarasca no sería revelada hasta el Día del Juicio. Tal como aprendimos en el libro “El Final de la Era de la Iglesia y Después”, el Día del Juicio comienza con el principio de la Gran Tribulación.

Capítulo 4.
39

    Hemos aprendido que el tiempo del final de la era de la iglesia coincide con el principio de la Gran Tribulación. No obstante, después del final de la iglesia todavía debe suceder la cosecha final.

A través de toda la era de la iglesia hubo quienes realmente llegaron a ser salvos, y se convirtieron en ciudadanos de la iglesia eterna e invisible que nunca tendrá un final.

    A través de toda la era de la iglesia hubo quienes realmente llegaron a ser salvos, y se convirtieron en ciudadanos de la iglesia eterna e invisible que nunca tendrá un final. En realidad, aunque la era de la iglesia (es decir, la era de la iglesia externa visible) ha llegado a su fin, Dios todavía está agregando a la iglesia eterna invisible, a medida que una gran multitud que ninguno puede contar está llegando a ser salva durante el tiempo presente de la Gran Tribulación.
    Como aprendimos en el libro “El Final de la Era de la Iglesia y Después”, los segadores que son enviados en esta cosecha final, la cual acontece durante la segunda parte de la Gran Tribulación, no serán enviados por las congregaciónes locales. Ellos serán individuos salvos fuera de las iglesias que estarán cosechando una gran multitud que ninguno puede contar (Apocalipsis 7:9).
    El Evangelio que ellos llevan será esencialmente idéntico al Evangelio llevado por las iglesias durante la era de la iglesia. En cuanto a fidelidad, el Evangelio que ellos llevan debería ser mucho más fiel a la Biblia que aquel ofrecido a través de toda la era de la iglesia. Sin embargo, habrá un cambio importante en el contexto del Evangelio que está siendo ofrecido. Durante la era de la iglesia, un enfoque del Evangelio estaba identificado con el establecimiento de las congregaciones locales. Durante la era de la iglesia, los creyentes deberían, si era posible, ser miembros de una congregación local.
    Pero en esta última cosecha, el Evangelio que se presenta estará enfocado en la enseñanza de que la era de la iglesia ha llegado a su final y que el juicio de Dios está sobre las congregaciones locales. Dios ya no está salvando a las personas en las iglesias. Si los creyentes verdaderos no han sido expulsados ya, ellos tiene que salir. La iglesia espiritualmente se ha convertido en Babilonia. Sin importar cuán fielmente pueda predicar un pastor, el Espíritu Santo ya no está trabajando en las iglesias para aplicar la Palabra de Dios a los corazones de los oyentes para que puedan ser salvos.
    Es esta situación y este mandato de Dios lo que constituyen los medios por los cuales se lleva a cabo la separación del trigo y la cizaña.

Capítulo 4.
40

Los Segadores Recogen la Cizaña

    En Mateo 13:30, leemos otra frase con la que debemos tratar mientras estudiamos cuidadosamente la parábola del trigo y la cizaña. Leemos allí:

 

Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.


    Tenemos que examinar la frase: “y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña”. Ya hemos aprendido en nuestro estudio que los segadores son los creyentes verdaderos llevando el Evangelio.
    ¿Cómo es que Dios puede decir que ellos tienen que recoger primero la cizaña y atarla en manojos? ¿Que no eso tarea de Dios?
    En respuesta a esa pregunta debemos recordar que, mientras Dios envía el Evangelio, es verdad que el Espíritu Santo de Dios hace toda la obra. El hace la obra de llevar a la gente a la salvación. Además, el Evangelio hace la obra de traer más juicio sobre quienes no llegan a ser salvos. No obstante, como leemos en la Biblia, de vez en cuando Dios usa un lenguaje que muestra que a los creyentes verdaderos, que están dedicados a obedecer a Dios llevando el Evangelio, casi se les atribuye como que si ellos mismos están haciendo la salvación.

Dios identifica a los creyentes verdaderos muy estrechamente con aquello que la obra del Evangelio está haciendo.

    Debemos recordar que Dios no está diciendo que nosotros hacemos la salvación. Pero, debido a que hemos sido asignados con la tarea de llevar el Evangelio, estamos haciéndolo así obedientemente. Es ese Evangelio el que hace la obra espiritual. Sin embargo, Dios identifica a los creyentes verdaderos muy estrechamente con aquello que la obra del Evangelio está haciendo.
    Por ejemplo, Dios se refiere a estos segadores en Juan 4:36, donde leemos:

 

Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega.

Capítulo 4.
41

    Ya hemos entendido que los segadores son los creyentes verdaderos cuando llevan el Evangelio. Los segadores están ocupados recogiendo la cosecha mientras comparten fielmente el Evangelio y la gente está siendo salva. Al hacerlo así, Dios está diciendo que ellos están recogiendo fruto para vida eterna. La cosecha de creyentes es el fruto que se recoge.
    Leemos, por ejemplo, en Mateo 12:30:

 

El que no es conmigo, contra mí es y el que conmigo no recoge, desparrama.


    Este versículo está diciendo que, mientras Dios está ocupado haciendo Su obra de cosechar personas, sea para salvación o para juicio, El expresa que aquellos que están llevando el Evangelio están recogiendo con El mientras proclaman el Evangelio. Por lo tanto, en forma semejante, a medida que publicamos que la era de la iglesia ha terminado, estamos recogiendo y poniendo junta la cizaña. Esta enseñanza de que la era de la iglesia ha terminado es parte integral del Evangelio por medio de la cual Dios obra para llevar a cabo esta recolección.

Ellos, también, deben entender el tiempo en el cual estamos viviendo, y al hacerlo así, Cristo con nosotros está recolectando la cizaña para ser quemada.

    A medida que declaramos fielmente esto al mundo, las iglesias que son las congregaciones locales, también oyen esto. Ellos, también, deben entender el tiempo en el cual estamos viviendo, y al hacerlo así, Cristo con nosotros está recolectando la cizaña para ser quemada. Este es el significado de Mateo 13, versículo 30, que dice que los segadores tienen que recoger la cizaña y atarla en manojos en preparación para quemarla.
    En el libro de Jeremías, Dios está enfocando el final de la era de la iglesia y el juicio de Dios sobre las iglesias. La destrucción de Jerusalén por los Babilonios es usada como ejemplo sumamente importante de ese juicio. (Vea el libro “El Final de la Era de la Iglesia y Después”). Dentro de ese marco, Dios declara, por ejemplo, en Jeremías 5:15-17 y 20:

 

He aquí yo traigo sobre vosotros gente de lejos, oh casa de Israel, dice Jehová; gente robusta, gente antigua, gente cuya lengua ignorarás, y no entenderás lo que hablare. Su aljaba como sepulcro abierto, todos valientes. Y comerá tu mies y tu pan, comerá a tus hijos y a tus hijas; comerá tus ovejas y tus vacas, comerá tus viñas y tus higueras, y a espada convertirá en nada tus ciudades fortificadas en que confías.

Capítulo 4.
42

 

Anunciad esto en la casa de Jacob, y haced que esto se oiga en Judá...


    Jeremías 4:16-17 manda además:

 

Decid a las naciones: He aquí, haced oír sobre Jerusalén: Guardas vienen de tierra lejana, y lanzarán su voz contra las ciudades de Judá. Como guardas de campo estuvieron en derredor de ella, porque se rebeló contra mí, dice Jehová.


    Se hace eco de esta misma orden en Apocalipsis 14:6-7:

 

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.


    Al ir nosotros declarando fielmente al mundo estas verdades del juicio de Dios sobre las iglesias locales, las iglesias también oyen esto. Ellas, también, deben entender el tiempo en el que estamos viviendo. Pero a medida que ellas oyen estas verdades, este es el medio por el cual Cristo con nosotros está recogiendo la cizaña para ser quemada. Esto es el significado del versículo en Mateo 13 que dice que los segadores han de recoger la cizaña para atarla a fin de prepararla para ser quemada.
    Como aprendimos antes en este estudio, a través de toda la era de la iglesia, una parte integral de la declaración del Evangelio fue la orden de llegar a ser un miembro de una congregación local. Era allí donde el individuo podía llegar a ser bautizado en agua. Era allí donde podían celebrar la Cena del Señor. Era allí donde ellos estaban bajo la vigilancia espiritual de los líderes de la congregación. Solamente en el caso de pecado serio alguien era excomulgado de la congregación. Quienes llegaban a ser miembros debían considerarse como personas que habían llegado a ser salvos verdaderamente, que habían nacido de nuevo realmente.
    Sin embargo, también aprendimos que nadie en absoluto podía saber cuáles miembros eran ya salvos. Esto es así porque ninguno puede mirar el corazón o el alma de un individuo. Solamente Dios puede hacer eso.

Es en el tiempo de la lluvia tardía, cuando la cosecha final es traída, que Dios ha provisto el mecanismo por medio del cual el trigo y la cizaña pueden ser separados.

Capítulo 4.
43

    Sin embargo, es en el tiempo de la lluvia tardía, al recogerse la cosecha final, cuando Dios ha provisto el mecanismo por medio del cual el trigo y la cizaña pueden ser separados. El hace esto, en primer lugar, dando la información de que, una vez que la Gran Tribulación ha comenzado dentro de las congregaciones locales, el Espíritu Santo ya no está aplicando más la Palabra de Dios a los corazones de quienes están bajo el oír de la predicación de la iglesia. Como leemos en II Tesalonicenses 2:7:

 

Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.


    El Espíritu Santo estaba en medio de la congregación, a través de toda la era de la iglesia, para detener a Satanás de frustrar el propósito de Dios de salvar. El Espíritu Santo aplica la Palabra a las vidas de quienes Dios ha escogido para que sean salvos. Además, durante la Gran Tribulación, el hombre de pecado, el cual puede mostrarse que es Satanás, ha tomado su asiento (es decir, él gobierna) en el templo (o sea, la congregación local).
    Estas declaraciones solemnes deben ser publicadas a través del mundo entero, y a las iglesias, como se nos manda en Jeremías 5 y Apocalipsis 14. Durante el tiempo de la Gran Tribulación, las iglesias locales han llegado a ser la Babilonia espiritual porque Satanás, quien es el rey de la Babilonia espiritual, ha hecho de las congregaciones locales su palacio, el asiento de su gobierno. Debido a que él se presenta como ángel de luz (II Corintios 11:14), y como el padre de mentiras (Juan 8:44), los miembros de las iglesias locales creen que están adorando a Cristo, cuando en realidad están adorando a Satanás.

La Orden de Dios de Salir de la Iglesia Local.

    Por lo tanto, una parte integral e importante del Evangelio que ha de ser predicada durante el tiempo de la cosecha final, es la orden de que si ellos aun no han sido expulsados de la iglesia, tienen que salir de las iglesias locales, a las cuales Dios llama ahora “Babilonia”. Leemos esto en los pasajes siguientes:

 

Mateo 24:15: Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda).

Lucas 21: 20-21: Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella.

Capítulo 4.
44

 

Apocalipsis 18:4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas.

Jeremías 12:7: He dejado mi casa, desamparé mi heredad, he entregado lo que amaba mi alma en mano de sus enemigos.

Jeremías 51:6: Huid de en medio de Babilonia, y librad cada uno su vida, para que no perezcáis a causa de su maldad; porque el tiempo es de venganza de Jehová; le dará su pago.


Es esta orden de salir de las iglesias locales la que debe ser publicada a través de todo el mundo

    Es esta orden de salir de las iglesias locales la que debe ser publicada a través de todo el mundo. Este es el mecanismo por el cual Dios está separando el trigo de la cizaña. Es verdad que muchos creyentes verdaderos son expulsados de las iglesias. Quizá cuando fueron miembros de las iglesias ellos insistieron demasiado fuertemente en que debería de haber mayor fidelidad a la Palabra de Dios. Ellos son simbolizados por los dos testigos de Apocalipsis 11 que han sido muertos por las iglesias.
    Pero los creyentes verdaderos que permanecen dentro de las iglesias deben salir. Deben salir porque el juicio de Dios ha caído sobre todas y cada una de las iglesias, dondequiera que estén localizadas a través del todo el mundo. Además, deben salir porque todavía tienen la tarea de presentar el Evangelio verdadero al mundo entero en tanto que la cosecha final se recoge.
    Ellos, así como la gran multitud que es salva durante el tiempo de la lluvia tardía, la cual está ocurriendo durante la última parte de la Gran Tribulación, deben publicar en todo el mundo que la era de la iglesia ha terminado y Dios está recogiendo la cosecha final mientras que el Evangelio verdadero es proclamado por individuos salvos. Y el Evangelio verdadero incluye la declaración importante, la orden, de que los creyentes verdaderos tienen que salir de las iglesias.
    Es por este medio que el trigo está siendo separado de la cizaña. A aquellos que son creyentes verdaderos dentro de las iglesias locales se les ha dado una nueva alma resucitada al momento cuando ellos fueron salvos. En su nueva alma resucitada, nunca desearán pecar jamás. Ellos han llegado a amar la Biblia como la voz de Dios, y viven sus vidas en temor y temblor delante de Dios (Filipenses 2:13). Por consiguiente, cuando ven la decadencia espiritual dentro de sus iglesias y también comienzan a oír que la Biblia trata este problema, ellos tienen un gran deseo de conocer la voluntad de Dios concerniente a estos asuntos. Aunque quizá tengan gran respeto por su

Capítulo 4.
45

iglesia y su pastor, ellos tienen un respeto mucho mayor por la Biblia, la cual ellos saben que es la autoridad máxima y final.
    Así que, en su intranquilidad por estos asuntos, leerán y estudiarán la Biblia muy cuidadosamente y orarán que Dios les de sabiduría. En la Biblia, ellos descubrirán que se les ha mandado a salir de su iglesia local.
    Desde luego, existirán aquellos que abandonan la congregación, que no son creyentes verdaderos. Ellos quizá usarán la enseñanza del final de la era de la iglesia como un pretexto para su desobediencia dentro de las iglesias durante el tiempo cuando las iglesias locales eran todavía el lugar santo donde el Espíritu de Dios estaba salvando a la gente. Sin embargo, por salir de las iglesias, ellos se han colocado a sí mismos en un ambiente donde Dios está salvando a la gente mientras el Evangelio verdadero es llevado a todo el mundo por individuos. Por lo tanto, todavía hay la posibilidad de que ellos lleguen a ser salvos.

Primero Atad la Cizaña

    Al continuar nuestro estudio de la parábola del trigo y la cizaña, quedan algunas preguntas concernientes a la interpretación correcta de Mateo 13:30, donde leemos:

 

Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.


    ¿Cómo debemos entender la secuencia de que la cizaña tiene que ser primero recogida y atada para ser lanzada al fuego y luego el trigo tiene que ser recogido en el granero? Por otra parte, ¿qué significa este versículo cuando enseña que la cizaña será atada en manojos?

El Juicio Viene Primero a la Iglesia Local

    La secuencia de eventos puede ser entendida fácilmente si recordamos el principio de que, al comienzo de la Gran Tribulación, Dios trae juicio sobre las congregaciones locales, donde el trigo y la cizaña han coexistido a través de toda la era de la iglesia. El trigo, es decir, los creyentes verdaderos que son expulsados y/o mandados a salir de las iglesias, continuarán existiendo en el mundo hasta el día final. Ellos son la iglesia eterna e invisible que nunca puede ser destruida.

La recolección de todo este trigo en el granero debe identificarse con el último día cuando la cosecha habrá sido completada.

Capítulo 4.
46

    En realidad, una cosecha grande adicional de trigo se estará llevando a cabo porque es durante la última parte de la tribulación que la cosecha final de creyentes se realiza. Es durante este tiempo que la adición final de la iglesia eterna e invisible de Dios se lleva a cabo. La recolección de todo este trigo en el granero debe identificarse con el último día cuando la cosecha habrá sido completada. Cuando Cristo regrese en el último día, el trigo será recogido en el granero. Es decir, todos los creyentes verdaderos serán arrebatados para estar con Cristo en el aire y les será dado sus cuerpos eternos resucitados.
    Sin embargo, durante la Gran Tribulación, hay actividad llevándose a cabo dentro de las iglesias locales donde la cizaña se encuentra. Hemos aprendido que la cizaña son los miembros de iglesia que no han llegado a ser salvos. Por consiguiente, sus ojos espirituales no han sido abiertos a la realidad del final de la era de las congregaciones locales. Ellos no quieren obedecer la orden de Dios de salir de estas iglesias. De esta manera, ellos resistirán y argumentarán que el tiempo no ha llegado para obedecer esta orden; ellos argüirán de que este mandato no es razonable, etcétera.
    Es en este tiempo cuando Dios comenzará a atarlos a fin de prepararlos para la prueba que enfrentarán en el último día, cuando Cristo regrese como el Juez de toda la tierra.

Dios les Envía un Poder Engañoso

    La Biblia enseña que hay a lo menos dos maneras en las cuales Dios los atará. La primera manera es que a ellos les será dado un poder engañoso. La segunda manera es que a ellos les será dado oídos que no pueden oír la verdad.
    El poder engañoso es mencionado en II Tesalonicenses 2:11. El contexto de este capítulo es el tiempo cuando el hombre de pecado (Satanás) se ha sentado (es decir, él gobierna) en el templo (o sea, en las congregaciones locales). II Tesalonicenses 2:9 habla de Satanás viniendo con señales y prodigios mentirosos, y luego leemos en el versículo 10:

 

Y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.


    II Tesalonicenses 2, versículos 11 y 12 advierten a continuación:

 

Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.


    Ellos son fácilmente engañados y creen la mentira porque son ciudadanos del reino de Satanás. Por ejemplo, a causa de que son engañados, ellos fácilmente caen presos en las trampas de Satanás, tales como las señales y prodigios, y lenguas, etcétera.

Capítulo 4.
47

Dios les Cierra los oídos y los Ciega

    La segunda advertencia que se da está en el lenguaje de Jeremías 5:21:

 

Oíd ahora esto, pueblo necio y sin corazón, que tiene ojos y no ve, que tiene oídos y no oye:


    Esta idea está más explicada en Hechos 28:26-27:

 

Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis; Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyeron pesadamente, Y sus ojos han cerrado, Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane.


    En este contexto, puede mostrarse que Pablo es un cuadro o representación de los cristianos que han sido expulsados de las iglesias al final de la era de la iglesia. Puede mostrarse, en este contexto, que los líderes de los Judíos representan a aquellos que permanecen en las congregaciones locales al final de la era de la iglesia. Ellos han oído que Dios ha cambiado de la era cuando El usó a las iglesias locales como guardas de la Biblia hacia el tiempo de la lluvia tardía, cuando Dios está usando individuos para evangelizar al mundo.
    Estos líderes Judíos querían escuchar las palabras de Pablo, pero mostraron prejuicio contra él. Hechos 28, versículo 22, nos reporta:

 

Pero querríamos oír de ti lo que piensas; porque de esta secta nos es notorio que en todas partes se habla contra ella.


    Sin embargo, Pablo, quien era uno de los más distinguidos teólogos de esa época, les enseñó diligentemente lo que había aprendido. Hechos 28, versículo 23, explica:

 

Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas.


    Pablo compartió con estos líderes Judíos las verdades que había estado predicando y debido a que esta era Palabra de Dios la que Pablo estaba enseñando, uno habría esperado que los líderes Judíos estuvieran muy interesados y preocupados por las cosas que estaban aprendiendo. Pero eso no sucedió.

Capítulo 4.
48

    La conclusión de su reunión con Pablo está resumida en Hechos 28:29, donde leemos:

 

Y cuando hubo dicho esto, los judíos se fueron, teniendo gran discusión entre sí.


    De esta manera, la Biblia enseña que ellos aplicaron sus propios pensamientos para determinar la razonabilidad de las verdades que Pablo les había traído. Ellos de ninguna manera estaban listos para aceptar la Palabra de Dios y obedecerla. La consecuencia de su falta de preparación o de su mala voluntad para aceptar estas verdades y ser obediente a ellos es dada en las palabras de Hechos 28:25-28:

 

Y como no estuviesen de acuerdo entre sí, al retirarse, les dijo Pablo esta palabra: Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo: Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis; Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyeron pesadamente, Y sus ojos han cerrado, Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y entiendan de corazón, Y se conviertan, Y yo los sane. Sabed, pues, que a los gentiles es enviada esta salvación de Dios; y ellos oirán.


    Estos versículos enseñan que ellos tenían oídos que no pueden oír y ojos que no pueden ver.
    Realmente, estos versículos en Hechos 28 nos presentan una verdad terrible. En el marco histórico, estos versículos son dirigidos a los líderes de los Judíos que vivían en Roma, y estos Judíos enfrentaron el hecho de que Dios dejó de usar a las sinagogas y el templo o a la nación de Israel como guardas de la Biblia y pasó a usar a las congregaciones locales que existirían a través de toda la era de la iglesia. Como hemos visto, en la aplicación espiritual, los líderes Judíos representan a los miembros de las iglesias locales durante la Gran Tribulación.
    Por consiguiente, vemos una semejanza muy definida y una condicion espiritual igual en la congregación local al final de la era de la iglesia y en la nación de Israel al final del tiempo cuando Dios usó a la nación de Israel como guarda del Evangelio. Así que necesitamos examinar un poquito más cuidadosamente la condición espiritual de la nación de Israel desde el tiempo cuando Dios hizo la transición hacia la era de la iglesia y a lo largo de ese transcurso hasta el día presente.
    En Mateo 13, Jesús explica por qué El hablaba en parábolas cuando predicaba al pueblo de Israel. Mateo 13:15, declara:

Capítulo 4.
49

 

Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.


    Fíjese por favor que este versículo es esencialmente el mismo que en Hechos 28:25-28. No podemos perder la enseñanza idéntica en ambos pasajes aunque en el primer ejemplo, Mateo 13:15, estaba hablando directamente a la nación de Israel; mientras que Hechos 28:25-28 está anticipando la condición que existirá en las congregaciones locales al tiempo del final de la era de la iglesia. Por tanto, tendremos que determinar que más tiene Dios que decir de la nación de Israel, particularmente en lo que se refiere a Israel en la época cuando Dios terminó de usarla como guarda del Evangelio.
    Romanos 11 es una parte de la Biblia especialmente útil en conexión con la pregunta que estamos examinando. El capítulo entero habla de la condición espiritual que existía en la nación de Israel pocas décadas después de que Dios hizo la transición hacia la era de la iglesia. El capítulo se abre con la pregunta: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? El contexto muestra que se está enfocando a la nación de Israel. La respuesta viene muy claramente en Romanos 11, versículo 5, donde Dios dice:

 

Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.


    Este versículo habla de un remanente; y luego leemos la declaración solemne en Romanos 11, versículo 7 y 8, donde Dios dice:

 

¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy.


    Estos versículos enseñan que, aparte de un remanente de personas que fueron salvas, el resto estaban ciegos. Inmediatamente, dos verdades muy importantes deberían ser observadas. En primer lugar, el lenguaje que declara que el resto estaba ciego concuerda con el lenguaje que examinamos un poquito antes en Mateo 13:14-15 donde Dios advirtió en esta profecía que:

 

De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis.

Capítulo 4.
50

    La segunda verdad importante que debemos reconocer inmediatamente es que solamente un remanente permanecería fiel. Un remanente es una pequeña parte del todo. Dios usa la ilustración en Romanos 11:4 de los 7,000 que permanecieron fieles durante el tiempo de Elías. En ese tiempo, la nación pudo haber tenido quizás de uno a dos millones de personas. Siete mil es menos del uno por ciento de un millón. Debemos entender que un remanente es una parte muy pequeña del todo.
    Al continuar examinando la nación de Israel, leemos la profecía en Romanos 11:25, que esta ceguera continuaría hasta el fin del mundo. Ese versículo declara:

 

Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles.

    Dos verdades deben ser observadas en este versículo. La primera es que la frase “la plenitud de los gentiles (las naciones)”, apunta hacia el fin del mundo. Enseña que la ceguera parcial permanecerá sobre la nación de Israel en tanto que un tan solo individuo quede en el mundo que todavía tenga que ser salvo. Cuando el último de los elegidos de Dios sea salvo, sabemos que la cosecha estará completa. Será el fin del mundo. De esta manera sabemos que esta ceguera de la gente de la nación de Israel continuará hasta el fin del mundo.
    La segunda verdad que deberíamos notar es que este versículo declara que una parte de la nación de Israel estará en ceguera. Eso significa también que una parte de la nación de Israel serán creyentes verdaderos. Al tiempo cuando Romanos fue escrito, a estos creyentes se les mencionaba como el remanente. Dios da el ejemplo de los 7,000, que era menos que el uno por ciento de la población de la nación de Israel en los días de Elías. ¿De qué tamaño es el remanente en el tiempo cuando las últimas naciones están siendo salvas? La Biblia no contesta eso de manera clara. Sin embargo, debido a que vivimos muy cercanos al tiempo del fin, podemos fácilmente entender que todavía hay un remanente muy pequeño de toda la nación de Israel. Hoy, el porcentaje de gente de descendencia Judía que han llegado a ser verdaderos creyentes en Cristo es muy pequeño. Sin embargo, estos creyentes verdaderos no son miembros de las sinagogas Judías. Ellos están fuera de las sinagogas.

Sin embargo, estos creyentes verdaderos no son miembros de las sinagogas Judías.

Capítulo 4.
51

    Esto nos lleva a una conclusión muy terrible y muy triste. Recuerde que Dios usa prácticamente un lenguaje idéntico, al profetizar concerniente a la ceguera que vino sobre la nación de Israel y a la ceguera que vendrá sobre aquellos que permanecen en las iglesias locales durante el tiempo de la Gran Tribulación. Esta ceguera se relaciona directamente con la parábola del trigo y la cizaña. La cizaña será atada en manojos cuando Dios los prepare para el Juicio Final. Dios los ata usando la ceguera como lo ha hecho a la nación de Israel. Una contribución más a esa atadura es el hecho de que Dios les da un poder engañoso de modo que ellos se vuelven muy susceptibles a las mentiras de quienes ponen su confianza en sus iglesias y no en la Biblia.
    La naturaleza semejante entre la transición de la nación de Israel hacia el tiempo de la era de la iglesia y la transición de la era de la iglesia hacia el tiempo de la lluvia tardía, cuando Dios asignó la tarea de cuidar el Evangelio a individuos y no a instituciones de la iglesia, nos hace sospechar fuertemente de que la ceguera de aquellos que están dentro de las iglesias será tan grande como la ceguera de quienes estaban en las sinagogas durante los días de los apóstoles y que continúan en las sinagogas hasta el día de hoy. Si eso es verdad, significa que cuando llegue el fin, prácticamente todas las congregaciones locales habrán cambiado muy poco la manera de como son hoy. Prácticamente ninguna congregación se dispersará totalmente. La membresía no creerá la verdad de que Dios ya no está presente en su congregación.
    Además, sospechamos que solamente un pequeño porcentaje de aquellos que están en las congregaciones actuales verán finalmente la verdad y saldrán de sus iglesias como Dios lo ha ordenado. ¿No sería maravilloso si los pronósticos de este párrafo resultaran totalmente equivocados y un considerable buen porcentaje de personas salieran? ¡Qué maravilloso sería eso! Sin embargo, temo que la condición espiritual de las congregaciones locales de hoy es, en el mejor de los casos, semejante a la que existió en la iglesia de Sardis (Apocalipsis 3). Era una iglesia muerta, aunque todavía tenía algunos creyentes verdaderos en ella.

Dios Ya No Salvará

    Cuando examinamos con más detenimiento los versículos de Mateo 13:5 y Hechos 28:25-28, con más detenimiento, leemos algo que nos debería asustar y causar temor. Leemos en Mateo 13:15:

 

Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.

Capítulo 4.
52

    Estos versículos son de Isaías 6:9-10, el cual da explicación adicional. Allí leemos:

 

Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad.


Estos versículos están enseñando que es Dios quien está cerrando el corazón, los oídos, y los ojos de los oyentes del Evangelio, para que no sean salvos.

    Estos versículos están enseñando que es Dios quien está cerrando el corazón, los oídos, y los ojos de los oyentes del Evangelio, para que no sean salvos.
    ¿Cómo puede ser esto? El propósito del Evangelio es salvar a la gente. Pero estos versículos declaran que habrá un tiempo cuando Dios deliberadamente cerrará los oídos y ojos de quienes oyen el Evangelio para que no puedan llegar a ser salvos.
    Ahora podemos entender estos versículos. Hay dos áreas del mundo en el cual esta advertencia amenazadora ha llegado a ser una realidad. La primera área comprende las sinagogas de la nación Judía. Durante el tiempo que Jesús y los apóstoles predicaron en ellas, muy pocas personas fueron salvas, y la situación continúa hasta hoy. Los líderes de las sinagogas no quieren a Cristo como su Salvador.
    La segunda área donde estos versículos se aplican con más fuerza es en las iglesias locales al final de la era de la iglesia. Dios les envía un espíritu de error. Es decir, Dios deliberadamente está impidiendo a cualquiera que sea salvo. Ya no hay gracia alguna, ni misericordia, dentro de estas iglesias. ¡Qué horror! ¡Qué terrible! Esto hace caso omiso de todo lo que es el Evangelio. Nosotros enviamos el Evangelio al mundo para que la gente pueda ser salva pero ahora, a causa de que el justo juicio de Dios ha caído sobre las congregaciones locales, la salvación no es posible dentro de ellas. La situación es seria porque sucede en todo el mundo, y cuando Jesús venga y juzgue a los no salvos del mundo, entonces tampoco habrá misericordia. ¡Ninguna misericordia en absoluto!
    Hemos aprendido que no puede haber salvación allí dentro de las iglesias locales porque el Espíritu Santo ya no está en medio de la congregación para aplicar la Palabra de Dios a los corazones de los elegidos. Esto nos recuerda los versículos en Ezequiel 22:30-31:

Capítulo 4.
53

 

Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé. Por tanto, derramé sobre ellos mi ira; con el ardor de mi ira los consumí; hice volver el camino de ellos sobre su propia cabeza, dice Jehová el Señor.


    El contexto muestra que “la tierra” que Dios tiene en mente se trata de las congregaciones locales. El único hombre que puede impedir a Dios de destruir esa tierra es Jesucristo. Pero el versículo muy amenazadoramente declara: “Y no lo hallé”. Por lo tanto, el versículo 31 continúa hablando del juicio de Dios cayendo sobre sus cabezas.
    Ahora podemos ver cómo Dios ata la cizaña para prepararla para ser quemada. La advertencia es clara. En estos días, Dios manda a los creyentes verdaderos (o sea, el trigo) a huir de las iglesias locales. Aquellos que no son creyentes verdaderos (es decir, la cizaña) argüirán contra esto. Con el tiempo, si no son elegidos de Dios, Dios se interpondrá en sus vidas haciéndoles imposible que entiendan el peligro terrible en que están cuando insistan en permanecer dentro de las iglesias. Oyendo no oirán. Sus ojos espirituales serán cerrados. El hecho es que Dios los alucinará para hacerlos creer en las mentiras de aquellos que insisten que todo anda bien en la iglesia local.
    Con la ventaja de poder ver hacia atrás en la historia de las iglesias y denominaciones, sabemos de una situación en una gran cantidad de iglesias que facilitan grandemente el juicio terrible de cegar los ojos y de engañar las mentes de los teólogos y maestros Bíblicos. Examinaremos esta situación y veremos cómo se relaciona a la enseñanza Bíblica de que hemos llegado al final de la era de la iglesia y ahora somos mandados a salir de la iglesia local.

La Hermenéutica Bíblica

La hermenéutica Bíblica es la ciencia de interpretación Bíblica.

    Todo seminario y toda denominación utiliza un método de enseñanza llamado hermenéutica Bíblica. La hermenéutica Bíblica es la ciencia de la interpretación Bíblica, es decir, las normas que han sido establecidas para guiar al lector de la Biblia a fin de que entienda apropiadamente lo que Dios está diciéndole mientras lee la Biblia.
    Al contemplar en el pasado a los primeros teólogos de la era de la iglesia, surge algo de gran importancia. Uno de los más antiguos teólogos de

Capítulo 4.
54

la era de la iglesia fue un hombre llamado Orígenes, que nació en el año 185 D.C. El fue un maestro Bíblico en la ciudad de su nacimiento, Alejandría, y luego más tarde, estableció una escuela Bíblica en Cesarea. En la edición 1959 de la Enciclopedia Británica, un historiador de la iglesia escribe que Orígenes era “el más distinguido y más influyente de todos los teólogos de la iglesia antigua, con la posible excepción de Agustín”. Este historiador llama en especial la atención a la enseñanza de la interpretación Bíblica o hermenéutica de Orígenes, y dice que Orígenes “distingue un sentido triple de la Escritura: uno gramático-histórico, uno moral, y uno neumático (espiritual), siendo el último el sentido más apropiado y más alto”.
    El registro histórico muestra que Orígenes enseñó algunas doctrinas que no eran tan Bíblicas como deberían de haber sido. Pero en el tema de la interpretación Bíblica, parece que él estaba totalmente correcto. Estos mismísimos principios de interpretación han sido enseñados por Family Radio durante las pasadas últimas décadas (vea “Primeros Principios del Estudio Bíblico”), aunque Family Radio estaba totalmente inconsciente de las enseñanzas de Orígenes.

Orígenes “distingue un sentido triple de la Escritura: uno gramático-histórico, uno moral, y uno neumático (espiritual), siendo el último el sentido más apropiado y más alto”

Debe Ejercerse Gran Cuidado

    El principio hermenéutico que fue enseñado por Orígenes y actualmente es usado por Family Radio, requiere gran cuidado para evitar conclusiones que no son Bíblicas. El primer nivel, la enseñanza gramática-histórica, normalmente es evidente en sí mismo. El segundo nivel, la enseñanza moral, quizá no sea tan fácilmente visto, pero el descubrimiento de este nivel de entendimiento no produce fácilmente conclusiones contrarias a la enseñanza Bíblica.

Es el tercer nivel, el espiritual, el que puede producir graves resultados no Bíblicos.

    Es el tercer nivel, el espiritual, el que puede producir graves resultados no Bíblicos. A medida que estudiamos la Biblia, encontramos que deben seguirse varias normas cuidadosamente, para evitar hacer una confusión de la intención más importante de las Escrituras. Cuando

Capítulo 4.
55

escudriñamos la Biblia, aprendemos a mantener en mente a lo menos tres principios muy importantes, al tratar de descubrir el significado espiritual de las metáforas, alegorías, símiles, y parábolas. Estos tres principios son los siguientes:

    1. El tercer nivel, el significado espiritual, debe relacionarse con el Evangelio. No podemos examinar el relato Bíblico histórico y tratar de identificarlo con naciones políticas o algún fenómeno secular pasado o presente. El significado espiritual debe identificarse con algún aspecto del programa del Evangelio de Dios que se discute en la Biblia.

    2. Cuando la Biblia da un relato de una situación histórica, el significado espiritual de las palabras y frases empleadas en ese relato Bíblico debe derivarse de la Biblia.

    3. Las conclusiones espirituales derivadas de un relato histórico en la Biblia deben estar de acuerdo con todo lo demás que enseña la Biblia concerniente al programa de salvación de Dios. Si llegamos a una conclusión que es contraria a la enseñanza de la Biblia concerniente al programa del Evangelio de Dios, entonces inmediatamente sabemos que no hemos entendido correctamente el significado espiritual del pasaje.

    Hemos aprendido que la Biblia entera y en todas sus partes, está enseñando algo acerca de Cristo y su maravilloso plan de salvación. Así, la Biblia entera y todas sus partes constituyen un libro espiritual. Por eso es que leemos en I Corintios 2:13:

 

Lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.


    Como hemos indicado, la búsqueda del significado espiritual o evangélico de cualquier versículo puede ser muy difícil. Esto requiere una gran comprensión de algunas enseñanzas de la Biblia. Requiere escudriñar a través de la Biblia por muchas, muchas horas. Requiere oración constante de que el Espíritu Santo nos ayude y abra nuestros ojos a la verdad. Requiere una entrega total al principio de que todas y cada una de las palabras en los lenguajes originales de la Biblia fueron las mismísimas palabras que Dios hizo parte de Su mensaje Bíblico. Así que, todas y cada unas de las palabras y frases en la Biblia deben ser consideradas importantes.

Dios nos Muestra cómo Escribió la Biblia

    La base para el método antes mencionado de interpretación Bíblica se encuentra en la Biblia misma. Sabemos, a partir de pasajes tales como

Capítulo 4.
56

Jeremías 36:2 y II Samuel 23:1-2, que todas las palabras de la Biblia vienen de la boca de Dios. Jeremías 36:2 declara:

 

Toma un rollo de libro, y escribe en él todas las palabras que te he hablado contra Israel y contra Judá, y contra todas las naciones, desde el día que comencé a hablarte, desde los días de Josías hasta hoy.


    II Samuel 23:1-2 declara:

 

Estas son las palabras postreras de David. Dijo David hijo de Isaí, Dijo aquel varón que fue levantado en alto, El ungido del Dios de Jacob, El dulce cantor de Israel: El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua.


    Aprendemos, de versículos tales como Mateo 13:34-35, que Jesús constantemente utilizó parábolas cuando enseñaba. Leemos allí:

 

Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; Declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo.


    Dicho sencillamente, una parábola, que también puede ser llamada una metáfora o una alegoría, es una historia terrenal con significado espiritual. Debemos recordar que la Biblia enseña que Jesús es la Palabra de Dios (Juan 1).

... podemos tener la seguridad de que todo lo escrito en la Biblia es la Palabra de Cristo.

    Puesto que la Biblia es la Palabra de Dios y Cristo es la Palabra de Dios, podemos tener la seguridad de que todo lo escrito en la Biblia es la Palabra de Cristo.
    Por lo tanto, cuando la Biblia dice, “sin parábola no les hablaba”, podemos tener la seguridad de que la Biblia entera nos es presentada con un gran número de hechos históricos absolutamente confiables, pero hasta que encontremos el significado Evangélico escondido dentro de esos hechos históricos, no habremos comenzado a recibir las ricas bendiciones espirituales que están inherentes en cada parte de la Biblia.

Capítulo 4.
57

    Es por estas razones que podemos saber que en los días de Orígenes, al menos en la enseñanza del método apropiado de interpretación Bíblica, ellos habían llegado a la verdad.

La Hermenéutica Bíblica es Abusada

    Sin embargo, el registro histórico de la iglesia muestra que, desde un principio, comenzaron a ocurrir serios abusos en este método de interpretación Bíblica. Por la época de Agustín, el cual vino a la escena casi 200 años después de Orígenes y quien fuera obispo prominente de la Iglesia Católica Romana, la interpretación espiritual de frases Bíblicas estaba siendo tergiversada para hacerla corresponder a los deseos de la iglesia.
    Aparentemente durante el milenio siguiente, hasta los días de la Reforma, la comprensión de la interpretación Bíblica apropiada continuó degenerándose. Esta degeneración coincidió con los abusos masivos que llegaron a ser parte integral de la iglesia y que prepararon el escenario para la Reforma.

La Imprenta

    Cerca del año 1455, comenzando con la Biblia de Gutenberg, se hizo posible la impresión de Biblias. Anteriormente a esa época, todas las Biblias eran manuscritas. Por lo tanto, eran extremadamente poco comunes y muy caras. Además, la mayoría de las personas eran analfabetas. Normalmente, solamente una iglesia o un seminario poseían una Biblia.

El comienzo de la imprenta fue probablemente el evento más importante que provocó la Reforma.

    Sin embargo, la invención de la imprenta cambió todo eso. Pronto fue posible para una cantidad creciente de personas poseer y leer Biblias por sí mismas. Ya no podrían ser engañadas por los líderes de iglesia que hasta ese tiempo tenían el control sobre lo que era enseñado, de modo que enseñaban lo que ellos querían enseñar acerca de Dios y Su plan de salvación. De esta manera, el comienzo de la imprenta fue probablemente el evento más importante que provocó la Reforma. Números crecientes de personas pudieron leer la Biblia y de esta manera se dieron cuenta de los abusos espirituales de las iglesias. Grandes abusos en la doctrina y práctica se hicieron evidentes para mucha gente.
    Al mismo tiempo, Dios levantó a hombres como Calvino, Lutero, Zwinglio, Knox, y otros que se atrevieron a criticar a la iglesia establecida. Debido a que números crecientes de personas pudieron poseer y leer una

Capítulo 4.
58

Biblia, las enseñanzas de estos Reformadores fueron entendidas y aplaudidas por muchas más personas.
    Debemos recordar el principio Bíblico que Dios da en Romanos 10:17:

 

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.


    Una cantidad creciente de Biblias disponibles en varios idiomas de Europa ocasionó un avivamiento espiritual grande a través de toda esa parte del mundo. Mucha gente ahora tenía acceso a las Biblias que fueron traducidas e impresas en sus lenguajes nativos. De esta manera, la invención de la imprenta fue probablemente el medio individual más grande que Dios usó para ocasionar la Reforma.

... fue durante este tiempo cuando muchas de las Confesiones de las iglesias Protestantes fueron escritas.

    Al mismo tiempo, hombres como Calvino y Lutero, etcétera, comenzaron a oponerse enérgicamente a los abusos masivos que caracterizaban a la iglesia de esa época. Como resultado de la imprenta, sus quejas pudieron ser distribuidas y leídas ampliamente. Además, ellos comenzaron a publicar doctrinas más correctas concernientes a la verdad Bíblica. Así que, fue durante este tiempo cuando muchas de las Confesiones de las iglesias Protestantes fueron escritas. Por ejemplo, en este tiempo la Confesión de Bélgica, los Cánones de Dort, el Catecismo Heidelberg, la Confesión de Augsberg, la Confesión de Westminster, y la Confesión Bautista fueron escritas. Estas Confesiones ayudaron grandemente a las iglesias y denominaciones locales en su regreso a la interpretación más Bíblica de la verdad de la Palabra de Dios.
    Quizás el documento individual más importante y significativo producido en este tiempo fueron los Cánones de Dort (1618-1619). El uso de un acróstico con la palabra “TULIP” ayudó a enseñar los puntos que son expuestos en esta Confesión. Tales puntos se resumen como siguen:

    T Depravación Total. Todos los hombres están muertos espiritualmente en delitos y pecados y no pueden hacer nada para contribuir con su salvación.

    U Elección incondicional. Antes de la fundación del mundo, Dios soberanamente escogió a aquellos que El planeó salvar, sin tener en cuenta ningún supuesto mérito especial de parte de aquellos que El escogió salvar.

Capítulo 4.
59

    L Expiación limitada. El pago que hizo Cristo por los pecados aplicado solamente a los elegidos.

    I Gracia Irresistible. El don de la salvación es dada a cada uno de los elegidos por Dios. Así como ellos de sí mismos nunca desearían esta salvación, igualmente tampoco ellos pueden rechazar esta salvación. Dios está totalmente a cargo de su salvación.

    P Perseverancia de los santos. Aquellos que llegan a ser salvos nunca pueden perder su salvación. A ellos les ha sido dada una nueva vida que es eterna, y no hay pecado pasado, presente, o futuro, que no haya sido pagado por el Señor Jesucristo.

    Estos cinco puntos son una declaración excelente que exponen la enseñanza Bíblica concerniente a la salvación.
    Sin embargo, ya en las Confesiones que fueron escritas en este período de la historia, comenzaron a aparecer contradicciones. Por ejemplo, las dos leyes ceremoniales del Nuevo Testamento, el bautismo en agua y la cena del Señor, fueron llamados sacramentos, y se hicieron declaraciones de que la celebración de estas leyes ceremoniales concedían méritos espirituales. No se entendió que ellas eran leyes ceremoniales. Fue enseñado que el bautismo en agua sellaba al participante dentro del pacto. Fue enseñado que la fe, la cual Dios daba al creyente en perspectiva, era el instrumento a través del cual Dios obraba para llevar a esa persona a la salvación. Estas contradicciones han persistido hasta el día presente, tanto que cada iglesia ahora tiende a predicar un evangelio que no está basado en la verdad Bíblica de que solamente Dios puede salvar a una persona y ningún humano puede hacer la más mínima contribución para su salvación.

    Pero ahora volvamos a Orígenes y su enseñanza de interpretación Bíblica. Recuerde que vimos que él era extremadamente Bíblico cuando enseñaba que todo en la Biblia tenía un significado espiritual. Recuerde también que, desde el principio, su enseñanza fué seriamente corrompida por la iglesia tanto que, por la época de la Reforma, la enseñanza de la iglesia sobre interpretacion Bíblica necesitó una corrección cuidadosa

Las Semillas de Muerte Son Sembradas

    Asombrosamente, al emprenderse la tarea de corregir los abusos de la iglesia, las conclusiones adoptadas por los Reformadores se convirtieron en semillas de muerte para la iglesia. En lugar de darse cuenta de la rectitud de la posición de Orígenes sobre la interpretación Bíblica y afinar cuidadosamente las normas Bíblicas para protegerla, ellos desecharon todo lo que él enseñó y desarrollaron una hermenéutica de la Biblia que era totalmente contraria a ésta.

Capítulo 4.
60

... nosotros, por lo tanto, tenemos que ver a Cristo en cada página de la Biblia.

    Los teólogos de la iglesia no entendieron que la Biblia tiene un mensaje central que impregna cada página de la Biblia. El mensaje central de la Biblia es el plan de salvacion del Evangelio de Dios. Puesto que Cristo es central para este plan, nosotros, por lo tanto, tenemos que ver a Cristo en cada página de la Biblia. Es decir, todo relato histórico en la Biblia es un hecho verdadero y confiable de la historia y debe entenderse como Palabra de Dios en la cual algún aspecto del Evangelio está escondido.
    En vez de eso, comenzando con Calvino y Lutero y continuando a través de los años siguientes a la Reforma, ellos resultaron con el principio de “interpretación literal”. En el libro Las Cosas por Venir, el autor Dr. Dwight Pentecost ofrece una cita de una definición comunmente sostenida de la “interpretación literal”. Es como sigue:

    Una norma para guiarnos en lo que se refiere a cuándo interpretar literalmente y cuándo figurativamente ha sido cuidadosamente declarada por Cooper. El dice:

    Cuando el sentido simple de la Escritura hace sentido común, no busquemos otro sentido; por lo tanto, tomemos cada palabra en su sentido primario, ordinario, usual, literal a menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados a la luz de los pasajes relacionados y axiomáticos y verdades fundamentales, indiquen claramente otra cosa.

    Esto bien podría convertirse en el axioma del intérprete.1


    Pentecost sigue diciendo:

Los fundamentos de la Reforma fueron colocados en el retorno al método literal de interpretación.
    En el período mismo de la Reforma dos grandes nombres sobresalen como exponentes de las verdades de la Escritura: Lutero y Calvino. Ambos están marcados por sus fuertes insistencias en el método literal de interpretación.2



    1David L. Cooper, “El Dios de Israel” (Los Angeles: La Sociedad de Investigación Bíblica, 1945) p. III.
    2J. Dwight Pentecost, Las Cosas por Venir (Grand Rapids: Dunham, 1964), p. 27.

Capítulo 4.
61

    Citando a otro historiador eclesiástico, Pentecost declara:

    En cuanto a la contribución de Calvino, Schaff escribe:
    Calvino es el fundador de la exégesis gramático-histórica. El afirmó y realizó el principio sano de la hermenéutica de que los autores Bíblicos, como todos los escritores sensatos, deseaban transmitir a sus lectores un pensamiento definido en palabras que ellos pudieran entender. Un pasaje puede tener un sentido literal o uno figurativo; pero no puede tener dos sentidos a la vez. La palabra de Dios es inagotable y aplicable a todos los tiempos, pero hay una diferencia entre explicación y aplicación, y la aplicación debe de ser consistente con la explicación.3

    Según el método literal de interpretación, que es llamado también “método gramático-histórico” de interpretación, la verdad única que podemos aprender del hecho de que Jesús resucitó a Lázaro de entre los muertos, lo cual leemos en Juan 11, es que Dios registró el hecho histórico de que un hombre muerto fue resucitado, mostrando así que Cristo tenía poder para levantar a una persona de la muerte física a la vida física. En ese caso, no nos atrevemos a ver en este milagro la enseñanza de que así como Dios hizo toda la obra de dar vida física a Lázaro, El hace toda la obra para salvar espiritualmente a gente muerta. De esta manera, el método literal de interpretación de este pasaje lo vacía esencialmente de su intención y contenido Evangélico.

¿Es Clara la Biblia?

    Como una función del método literal gramático-histórico de interpretación, el principio de perspicuidad de la Biblia es también mantenido.

    Pentecost cita a otro historiador de la iglesia como sigue:

    Lutero también mantuvo la perspicuidad de la Escritura... él a veces se aproximó al comentario moderno de que “la Biblia debe interpretarse como cualquier otro libro”.4

    La palabra “perspicuidad” significa “claramente expresada, o lúcida”. Desafortunadamente, el concepto de la perspicuidad de la Escritura,


    3Phillip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana II (Nueva York: Charles Scribner y Co., 1884), citado por Hospers, p. 521.
    4De F. W. Farrar, La Historia de la Interpretación (Nueva York: E. P. Dutton y Co., 1886), pp. 325-330.


Capítulo 4.
62

... el método literal de interpretación de este pasaje lo vacía esencialmente de su intención y contenido Evangélico

el cual es muy comúnmente enseñado en nuestro día, es totalmente contrario a la Biblia. Por ejemplo, leemos que al carcelero de Filipos se le dijo en Hechos 16:31:

 

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.


    Esta orden parece tan fácil de entender. Pero cuando examinamos cuidadosamente esta orden, nos damos cuenta de que puede ser entendida solamente cuando la examinamos a la luz de una hueste de otros versículos de la Escritura, que enseñan que estamos muertos espiritualmente y que no podemos de nosotros mismos creer en Jesús. La verdad es que la única manera como podemos creer en El es si Dios ya nos ha salvado. Así que, esta declaración Bíblica aparentemente lúcida no está de ninguna manera claramente expresada.
    Quizá la enseñanza de la perspicuidad de la Biblia es fomentada por la idea de que para llegar a ser salvos, debemos entender por qué necesitamos la salvación y cómo podemos llegar a ser salvos. Así que, Dios debe haber escrito la Biblia a fin de que el lector pueda entender fácilmente estos conceptos.
    Sin embargo, es muy significativo que, cuando Dios describió el sendero a la salvación en Romanos 10:17, El no dijo: “... la fe es por el entender, y el entender, por la palabra de Dios”. De haber dicho Dios eso, entonces un niño muy pequeño, o un individuo con facultades mentales de un niño de dos años de edad nunca podría llegar a ser salvo. Más bien, el énfasis está en el oír la Palabra de Dios, y dice en Romanos 10:17:

 

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.


    Una persona que no es salva puede estar sorda físicamente o dañada mentalmente cuando está bajo el oír de la Biblia, pero si ella es uno de los elegidos de Dios, en el tiempo apropiado, Dios le dará oídos espirituales al aplicarle la Palabra de Dios a su vida y darle un alma eterna resucitada. Esto es verdad para el bebé como también para la persona altamente madura e inteligente. Antes que fuera salva, la persona podría haber tenido alguna comprensión o ninguna comprensión de la Biblia. Sin embargo, después de la salvación, mientras el Espíritu Santo abre más la mente del individuo salvo, si este es mentalmente capaz, entenderá cada vez más la Biblia.

Capítulo 4.
63

No por Doctrinas de la Iglesia

    Cuando examinamos más cuidadosamente la verdad de que la Biblia no es de ninguna manera fácil de ser entendida, podemos comenzar a comprender por qué Dios pudo usar la institución de las iglesias locales de manera tan exitosa para lograr Su meta de salvar a los elegidos que están esparcidos a través del mundo entero. Dado el hecho de que tantas denominaciones tienen tantas doctrinas que no son fieles a la Biblia, ¿cómo es que cuando enviaron misioneros al mundo, tanta gente dio evidencia de que probablemente habían sido salvos?
    Recuerde el principio de que “la fe viene por el oír”. La Biblia no dice, “la fe viene por el entender”. Muchas iglesias y misioneros han enseñado algunas doctrinas equivocadas. Pero ellos sí deseaban que los individuos en las congregaciones y en los campos misioneros poseyeran y leyeran una Biblia en su lenguaje nativo. Esto significa que una organización como “Los Gedeones”, cuya meta es colocar Biblias dondequiera que sea posible, ha sido una colaboradora excelente del programa del Evangelio de Dios. Esto significa que los traductores de la Biblia Wycliffe, que quieren proveer la Biblia en todos los lenguajes del mundo, han sido usados grandemente por el Señor en la evangelización del mundo. Esto significa que las varias sociedades Biblicas que Dios ha levantado han experimentado gran bendición. Y este es el enfoque del ministerio de Family Radio. Debemos usar todos nuestros esfuerzos para animar a la gente en todo el mundo a que lean la Biblia.
    Cuando Dios ha salvado a una persona, le ha dado a esta oídos espirituales para oír y le ha aplicado la Palabra de Dios a su vida, a fin de que ella esté segura eternamente. Esto es así aunque la persona pueda haber llegado a ser miembro de una iglesia que tiene algunas enseñanzas no Bíblicas. Sin embargo, a causa de que a la persona le fue dada una nueva alma resucitada al momento de la salvación, ella estará cada vez más incómoda en la iglesia cuando se da cuenta por la Biblia que existen errores en sus enseñanzas. Y hoy, estamos descubriendo serios errores en la enseñanza de las iglesias que resultan de su método de interpretación excesivamente contrario a la Biblia.

... se requiere una búsqueda diligente para descubrir las verdades de la Biblia.

    También, como hemos visto, la enseñanza ampliamente sostenida de que la Biblia es perspícua (fácil de entender), está causando gran consternación a los verdaderos creyentes. Estos se dan cuenta cada vez más que se requiere una búsqueda diligente para descubrir las verdades de

Capítulo 4.
64

la Biblia. La verdad aparente que surge de inmediato en un versículo, puede que no sea verdad de ninguna manera cuando es vista a la luz del resto de la Biblia.

¿Quién es el Autor?

    La consecuencia de la hermenéutica defectuosa, que es característica de la mayoría de las iglesias locales, puede ser vista de otra manera. Un teólogo muy distinguido y altamente estimado, llamado Louis Berkhof, es citado por Dwight Pentecost en su libro Las Cosas por Venir. Por muchos años, el Dr. Berkhof fue el Presidente y Profesor de Apología del muy conservador y reformado Seminario Teológico Calvino. La cita es como sigue:

1. La Suposición Básica para la Interpretación Histórica.
    a. La Palabra de Dios se originó de una manera histórica, y por lo tanto, puede ser entendida solamente a la luz de la historia.
    b. Una palabra nunca es entendida totalmente hasta que es percibida como una palabra viva, es decir, como se originó en el alma del autor.
    c. Es imposible entender a un autor e interpretar sus palabras correctamente a menos que se vea en contraste con el fondo histórico apropiado.
    d. El lugar, el tiempo, las circunstancias, y la opinión predominante del mundo y de la vida en general, naturalmente darán color a los escritos que son producidos bajo aquellas condiciones de tiempo, lugar, y circunstancias.

2. Las Exigencias sobre el Expositor: En vista de estas presuposiciones, la interpretación histórica hace las siguientes exigencias sobre el expositor:
    a. Debe procurar conocer al autor cuya obra él explicaría: su linaje, su carácter y temperamento, sus características intelectuales, morales y religiosas, así como las circunstancias externas de su vida...
    b. Será su obligación reconstruir, tanto como sea posible, a partir de los datos históricos al alcance, y con la ayuda de hipótesis históricas, el ambiente en el cual los escritos particulares bajo consideración se originaron; en otras palabras, el mundo del autor. Tendrá que informarse respetando las características físicas de la tierra donde los libros fueron escritos, y teniendo en cuenta el carácter e historia, las costumbres, la moralidad y religión de las personas entre las cuales y para las cuales fueron compuestos.
    c. Encontrará que será de suprema importancia el considerar las diversas influencias que determinaron más directamente el

Capítulo 4.
65

carácter de los escritos bajo consideración, tales como: los lectores originales, el propósito que el autor tuvo en mente, la edad del autor, su estado de ánimo, y las circunstancias especiales bajo las cuales compuso este libro.
    d. Además, tendrá que trasladarse a sí mismo mentalmente al primer siglo D.C. y a las condiciones Orientales. Debe colocarse a sí mismo en el punto de vista del autor, y procurar entrar en la mismísima alma del autor, hasta que él, por decirlo así, viva su vida y piense sus pensamientos. Esto significa que él tendrá que guardarse cuidadosamente contra el error muy común de trasladar al autor al día presente y hacerlo hablar el lenguaje del siglo veinte...5


    Parecería que el Dr. Berkhof no entendió que el único autor de la Biblia es el Señor Jesucristo. Parecería que él no pudo haber entendido que la Biblia es el libro de la ley de Dios para toda la raza humana. Parecería que él no pudo haber entendido que cada una de las palabras en los lenguajes originales de la Biblia fue elaborada cuidadosamente por Dios. Parecería que él no pudo haber entendido que debemos temer y temblar cuando estudiamos la Biblia y darnos cuenta que Dios tuvo un propósito grandioso para todas y cada una de las Palabras de la Biblia. Parecería que él no pudo haber entendido que así como Jesús habló en parábolas en el Nuevo Testamento, El también habló en parábolas en el Antiguo Testamento.
    ¡Tan solo pensemos! Esta clase de cosas que fueron enseñadas por el Dr. Berkhof son las cosas que están siendo enseñadas en los seminarios en nuestros días. ¡Con razón los pastores son incapaces de entender correctamente muchas partes de la Biblia!
    Debemos estudiar diligentemente una y todas las cosas en la Biblia hasta que lleguemos a la verdad espiritual. Por ejemplo, si leemos el libro de Rut como una declaración histórica verdadera, sin ver el mensaje Evangélico escondido en cada versículo, vaciamos gravemente ese libro de la Biblia de su intención y contenido.

La Triste Consecuencia

    Ahora que hemos descrito brevemente estos ejemplos del pensamiento Post-Reformado de interpretación Bíblica, regresemos a la terrible consecuencia de lo que hicieron los Reformadores. Temo que, en su celoso intento de remediar la mala hermenéutica que existía aparentemente en la iglesia antes del tiempo de la Reforma, ellos “desecharon el agua de la bañera con todo y bebé”, para usar lenguaje figurado. Es decir, en lugar de entender el método sano de interpretación que existía en la iglesia primitiva


    5De Louis Berkhof, Los Principios de la Interpretación Bíblica (Grand Rapids: Casa Editorial Baker, 1950, pág. 13 y sig.)
Capítulo 4.
66

durante los tiempos de Orígenes, ellos introdujeron una hermenéutica totalmente contraria a la Biblia, la cual llamaron hermenéutica histórica-gramática literal. Al hacerlo así, realmente cerraron con llave la puerta hacia la interpretación correcta de muchos versículos de la Escritura y luego arrojaron la llave.
    El problema es aumentado en gran manera cuando nos damos cuenta que la clase de interpretación Bíblica enseñada por el Dr. Pentecost y la clase de actitud hacia la Biblia expresada por el Dr. Berkhof es típica de la que una gran cantidad de pastores han aprendido en sus seminarios.

Jesús Habló en Parábolas

    Ahora ya podemos entender más completamente las implicaciones del lenguaje de Mateo 13 que trata el tema de las parábolas. Jesús declara en Mateo 13 que El hablaba en parábolas a fin de que, como consecuencia, muchos no pudieran entender, pero las parábolas ayudarían a los creyentes en su comprensión de la verdad.
    En Mateo 13:10, los discípulos preguntaron a Jesús: “¿Por qué les hablas por parábolas?”
    En Mateo 13:34-35, Dios nos dice:

 

Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; Declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo.


    De esta manera, Jesús estaba enseñando constantemente por medio de parábolas. El Nuevo Testamento da varios ejemplos de esto.
    Jesús contestó la pregunta a los discípulos acerca del hecho de que El hablaba en parábolas, en Mateo, capítulo 13, versículos 11 a 14, donde leemos:

 

El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis.


    En base al estudio de estos versículos entendemos que el uso de parábolas fue un método que Dios usó en la Biblia para traer la verdad espiritual a los creyentes verdaderos. Sin embargo, al mismo tiempo, las parábolas hacen ciegos a aquellos que no son creyentes verdaderos.

Capítulo 4.
67

    Como aprendimos antes, la Biblia entera es la Palabra de Cristo. A veces, Dios da ejemplos de Su método de enseñanza en el cual el empleo de parábolas es muy importante.
    Por ejemplo, Jesús declara en Mateo 13:44:

 

Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.


    En Gálatas 4:22-31, Dios habla de Agar, quien dió a luz a Ismael de Abraham, como una figura del Monte Sinaí, el cual a su vez representa a la Jerusalén que continúa en la esclavitud espiritual.
    En el caso del libro de Proverbios, Dios dio el nombre de “proverbios” a este libro. La palabra Hebrea para “proverbios” es traducida frecuentemente también como “parábolas”. Así, tenemos que buscar el significado espiritual o Evangélico en cada versículo del libro de Proverbios porque cada versículo está escrito como una parábola o metáfora.
    Leemos en el Salmo 78:1-2:

 

Escucha, pueblo mío, mi ley; Inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca. Abriré mi boca en proverbios; Hablaré cosas escondidas desde tiempos antiguos.


    Debemos entender también que todas y cada una de las leyes ceremoniales que gobernaban los sacrificios de sangre, los holocaustos, el día de Reposo, etcétera, eran como parábolas o alegorías. En cada caso, el acto físico señalaba hacia algún aspecto del programa del Evangelio de Dios.
    Estos y otros muchos ejemplos son dados en la Biblia para ilustrar la manera cómo Dios escribió la Biblia. En cada ejemplo Bíblico de una parábola o símil, Dios da el significado celestial o espiritual, y este significado es siempre algún aspecto del programa del Evangelio de Dios.
    De esta manera, podemos estar seguros de que el método de interpretación Bíblica enseñado por Orígenes y también por Family Radio es completamente Bíblico.

Estas Señales Seguirán a los que Creen

    Una excelente ilustración que indica la total validez Bíblica del requisito de encontrar el significado espiritual o Evangélico de cada declaración Bíblica se ve en Marcos 16:17-18, donde leemos:

 

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán


Capítulo 4.
68

 

en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.


    Los teólogos que buscan una interpretación de estos versículos por medio del método de interpretación literal gramático-histórico han llegado a la conclusión de que estos versículos fueron cumplidos cuando los apóstoles fueron capacitados por Dios para sanar a los enfermos y echar fuera demonios.
    En II Corintios 12:12, leemos:

 

Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros.


    Más aun, cuando Pablo estaba naufragado en la isla de Melita, mientras recogía ramas para el fuego, una víbora se le prendió en su mano. El la sacudió en el fuego y no fue dañado. Ahora esto es considerado como un cumplimiento de Marcos 16:18, de que tomarían en sus manos serpientes.
    El problema con la conclusión de estos teólogos es que esto no concuerda con la profecía de Marcos 16:17, que declara: “...estas señales seguirán a los que creen. La Biblia no dice que estas señales seguirán a los apóstoles. Más bien, dice que estas señales seguirán a los que creen, es decir, estas señales estarán en evidencia dondequiera que haya creyentes.
    Sin embargo, a menos que entendamos el principio expuesto en este estudio, el cual se deriva de Marcos capítulo 4 y Mateo capítulo 13, que Cristo habló en parábolas, y sin parábolas no les hablaba, no tendremos manera de entender estos versículos. La verdad es que muchos dudan de que una buena parte de Marcos capítulo 16 pertenece al Canon Sagrado. Es fácil simpatizar con ellos si esperamos que los versículos 17 y 18 sean entendidos como verdad literal. Pero no hay ninguna posibilidad de hacer que tengan sentido estos versículos, si han de ser entendidos literalmente como aparecen.
    Cuando descubrimos el significado espiritual escondido dentro de estas cinco señales que siguen a los creyentes, no tan solo encontramos armonía con el resto de la Biblia, sino también podemos saber que solamente Dios pudo haber escrito estos versículos. En efecto, podemos estar seguros de que, sin ninguna duda, estos versículos son parte integral del Canon Sagrado.
    La primera señal que seguirá a los que creen es que en el nombre de Cristo “echarán fuera demonios”. Esta es una figura que apunta hacia aquellos que serán salvos cuando el Evangelio es anunciado por los creyentes. Todos los que no son salvos están en el dominio de Satanás. Cuando los elegidos llegan a ser salvos, es como si los demonios han sido echados de ellos, es decir, ya no están más bajo el poder de Satanás. Ellos han sido

Capítulo 4.
69

trasladados al reino de Cristo. El milagro de que la gente es salva del poder de Satanás se lleva a cabo dondequiera que el Evangelio es proclamado por los creyentes. En efecto, esta señal siempre sigue a los que creen.
    La segunda señal que sigue a los creyentes es que ellos hablarán nuevas lenguas. El significado espiritual de esta figura se encuentra en el hecho de que cada nación tiene su propia lengua. El lenguaje hablado por la persona que no es salva (sin importar su lenguaje nacional), es el que pertenece al dominio de Satanás. El lenguaje de los creyentes es el del reino de Dios. Aun si las mismas palabras en Inglés, o Alemán, o Francés, son usadas en ambos reinos, el lenguaje hablado por el creyente es diferente al de aquél que no es creyente. Las palabras pueden ser las mismas, pero sus significados y aplicaciones para el que habla serán muy diferentes.
    Viene a la mente la profecía del Antiguo Testamento del Salmo 40:3, donde leemos:

 

Puso luego en mi boca cántico nuevo...


    Y en el Salmo 98:1, leemos:

 

Cantad a Jehová cántico nuevo...


    Realmente, dondequiera que haya creyentes, los encontramos hablando con nuevas lenguas.
    La tercera señal que seguirá a los que creen es que ellos “tomarán en las manos serpientes”. En la Biblia, la serpiente simboliza a Satanás (Apocalipsis 12:9). Antes de que seamos salvos, estamos bajo el poder de Satanás, y él nos gobierna, pero cuando llegamos a ser salvos, nosotros gobernamos sobre él. Para usar la figura de Marcos 16, versículo 18, somos como el entrenador de serpientes que la toma en su mano. Dondequiera que hayan creyentes allí habrá quien gobierne sobre Satanás, al saquear su casa de aquellos que están siendo salvos.
    La cuarta señal que sigue a los que creen es: “si bebieren cosa mortífera, no les hará daño”. Cuando llegamos a ser salvos, bebemos el agua pura del Evangelio. Escuchar un falso evangelio es beber veneno.
    Por ejemplo, en Deuteronomio 32:32-33, Dios critica al antiguo Israel por su adoración de ídolos, declarando:

 

Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, Y de los campos de Gomorra; Las uvas de ellos son uvas ponzoñosas, Racimos muy amargos tienen. Veneno de serpientes es su vino, Y ponzoña cruel de áspides.

    Sin embargo, los creyentes no pueden perder su salvación. Así que, si bebieran veneno por escuchar un falso evangelio, ellos no perderán su salvación Este principio es cierto dondequiera que hayan creyentes.

Capítulo 4.
70

    La quinta señal que sigue a los que creen es: “sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”. Espiritualmente, cuando los creyentes comparten el Evangelio con otros, ellos están ministrando a aquellos que están enfermos espiritualmente. El Evangelio, cuando es aplicado por el Espíritu Santo a través del testimonio de los creyentes, trae sanidad espiritual. Dios dice en I Pedro 2:24b - 2:25a:

 

... por cuya herida fuisteis sanados, Porque vosotros erais como ovejas descarriadas...


    De esta manera, vemos que estas cinco señales siguen literalmente a todos los que creen, pero debemos entenderlas en su dimensión espiritual. Cuando aplicamos el principio Bíblico de que Cristo habló en parábolas, podemos llegar a esta bella comprensión de estos versículos, y podemos tener cierta justificación de que este principio debe ser considerado muy seriamente, dondequiera que la Biblia nos de información histórica que en sí no se relacione con el mensaje del Evangelio.
    Así, estos dos versículos de Marcos 16 son prueba dramática de que debemos tener la comprensión correcta de la interpretación Bíblica, si es que vamos a encontrar la verdad Evangélica a través de toda la Biblia. Sin el método correcto, muchas partes de la Biblia permanecerán selladas y el mensaje del Evangelio dentro de ellas no puede ser entendido nunca.

El Tiempo ha Llegado para que Dios Revele Muchas de estas Verdades Escondidas

    Estamos ahora en el tiempo del cual Daniel hablaba en Daniel 12:9, donde Dios declaró:

 

El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.


... nosotros hemos sido capacitados por la misericordia de Dios para entender muchas verdades Bíblicas concernientes al final de la era de la iglesia...

    Estos versículos nos aseguran de que muchas verdades, hasta ahora escondidas en la Biblia, están siendo ahora reveladas. Pero por razón de que el método de Dios de enseñanza es por medio de parábolas, Dios continúa escondiendo estas verdades adicionales de quienes no entienden el método de enseñanza de Dios, que constantemente utiliza parábolas. Por otra parte, aquellos que entienden el uso que Dios hace de las parábolas, están siendo

Capítulo 4.
71

ayudados grandemente en la comprensión de nuevas verdades, a medida que Dios quita el sello de las verdades que ahora El desea que entendamos.
    Esto nos trae a la realidad del día presente. Con el entendimiento de que debemos procurar descubrir la enseñanza espiritual de todas y cada una de las partes de la Biblia, hemos sido capacitados por la misericordia de Dios de comprender muchas verdades Bíblicas concernientes al final de la era de la iglesia, el juicio presente de Dios sobre las iglesias locales, la lluvia tardía que se identifica con la cosecha final, y la orden de Dios de abandonar la congregación local. Debido a que nuestro entendimiento de estas verdades espirituales es exacto, encontramos gran armonía y cohesividad en versículo tras versículo a través de toda la Biblia.
    Sin embargo, para aquellos que han sido enseñados a confiar solamente en el sistema de interpretación literal gramático-histórico, la puerta de la verdad ha sido cerrada con llave. Ellos no pueden entender nada de lo que la Biblia enseña acerca del final de la era de la iglesia. Es desafortunado que prácticamente todo pastor y todo maestro Bíblico que ha sido entrenado en un seminario, ha sido cuidadosamente enseñado a despreciar la hermenéutica de Orígenes y a confiar solamente en el método literal gramático-histórico de interpretación. Esa es la razón por qué ellos se quejan consistentemente de que quienes enseñan que la era de la iglesia ha concluido están espiritualizando. Ellos están correctos en su alegato, porque esa es la manera como Dios escribió la Biblia. Pero tristemente, ellos permanecen completamente ignorantes de las enseñanzas de Dios concernientes a esos temas extremadamente importantes.
    De esta manera podemos ver cómo Dios, utilizando a individuos creyentes verdaderos que fielmente llevan todo el consejo de Dios, primeramente atarán la cizaña, y luego al regreso de Cristo, que será al tiempo cuando se complete la última cosecha, el trigo será puesto en el granero.

Esta es la Prueba Final

Esta orden de Dios de que los creyentes verdaderos tienen que salir de las iglesias es la prueba final.

    Esta orden de Dios de que los creyentes verdaderos tienen que salir de las iglesias es la prueba final. Los creyentes verdaderos tienen un deseo intenso de ser obedientes a Dios y hacer Su voluntad, y por lo tanto, eventualmente, ellos saldrán de las iglesias. Ellos son el trigo que será juntado en el granero. Es decir, ellos están completamente a salvo porque son ciudadanos eternos de reino de Dios. La evidencia de su salvación es su intenso deseo de ser obedientes a todos los mandatos de Dios.

Capítulo 4.
72

    Por otro lado, la cizaña son aquellos que están bajo el juicio de Dios, los cuales serán revelados en la realidad desnuda en el último día cuando Cristo venga como Juez. La cizaña, es decir, los no salvos, estarán cada vez más convencidos de que están a salvo al permanecer en las iglesias locales. Ellos no han recibido una nueva alma resucitada, por lo tanto, no temen, ni tiemblan, delante de la Palabra de Dios. En vez de esto, continúan confiando descuidadamente en que ellos y su iglesia han hecho todo lo que era necesario para asegurar su salvación. En realidad, están siendo atados, y en el día final cuando el juicio llegue, ellos serán incluidos con aquellos de quienes leemos en Mateo 7:21-23, donde Cristo dice:

 

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.


La Cosecha Final de Trigo

    En Apocalipsis 14:14-16, Dios describe la cosecha final cuando el trigo es separado de la cizaña:

 

Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada.


    Hemos aprendido que la palabra “cosecha” se identifica con aquellos que han llegado a ser salvos. En el momento cuando reciben sus almas nuevas resucitadas, ellos han sido cosechados. El Hijo del hombre (Cristo) está a cargo de esta cosecha en tanto que Su cuerpo, que son los creyentes verdaderos, llevan el Evangelio a todo el mundo. Esta cosecha continuará hasta el último día. Cada individuo que ha sido cosechado (salvo) será agregado a la iglesia invisible y eterna que es el reino de Dios. Como hemos aprendido, es durante este tiempo de cosecha cuando el trigo se separa de la cizaña.
    Al final de esta cosecha, el trigo es traído al granero (es decir, su salvación está completa), y ellos reciben sus nuevos cuerpos espirituales resucitados. Pero simultáneamente, el día final del Juicio ocurre.

Capítulo 4.
73

    En Apocalipsis 14:18-20, advierte:

 

Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras. Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios. Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios.


    Este es el día cuando la cizaña será quemada. Este es el día de juicio cuando no solo la cizaña sino también todas las naciones beberán la copa de la ira de Dios, como leemos en Jeremías 25:15-16:

 

Porque así me dijo Jehová Dios de Israel: Toma de mi mano la copa del vino de este furor, y da a beber de él a todas las naciones a las cuales yo te envío. Y beberán, y temblarán y enloquecerán, a causa de la espada que yo envío entre ellas.


¡Qué terrible que la cizaña que ha sido dejada en las iglesias locales caerá en esta terrible experiencia!

    ¡Qué terrible que la cizaña que ha sido dejada en las iglesias locales caerá en esta terrible experiencia!
    Al ir estudiando la parábola del trigo y la cizaña, hemos llegado a entender mucho más claramente la situación espiritual en las iglesias locales al final de la era de la iglesia. Hemos sabido ya, durante años, que muchas denominaciones que quizá habían comenzado siendo razonablemente fieles a la Biblia, ya han caído desde hace mucho bajo la autoridad de Satanás. Cualquier iglesia que tiene una autoridad que no sea la Biblia sola y en su totalidad debe ser considerada una iglesia falsa. Esto incluye cualquier iglesia que cree en lenguas, visiones, señales, prodigios, o que Dios puede hablar por medio de los padres de su iglesia. La razón de esto es que Dios advierte en Apocalipsis 22:18-19:

 

Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.


Capítulo 4.
74

    Estos versículos enseñan claramente que aquellos que tienen una autoridad más amplia o más reducida que la Biblia, están bajo el juicio de Dios (sujetos a estas plagas). Debido a que no son salvos, están bajo la autoridad de Satanás. De esta manera, Satanás gobierna esas iglesias aunque, como nos dimos cuenta anteriormente en este estudio, durante la era de la iglesia una persona podía llegar a ser salva todavía en una iglesia de esa clase. Por supuesto, esa persona no habría permanecido en esa iglesia falsa. Con el tiempo, esa persona habría tratado de encontrar una iglesia más fiel.
    ¿Pero qué de todas las iglesias del día de hoy que afirman que la Biblia infalible es la Palabra única de Dios? Ellas no querrán tener nada que ver con señales y prodigios, visiones, lenguas, etcétera. Seguramente ellas deben estar llenas fundamentalmente de creyentes verdaderos.
    Nos gustaría creer eso. Y como hemos aprendido, a través de toda la era de la iglesia, eso era lo que se creía.
    Pero ahora la prueba está puesta. La orden del Señor está siendo anunciada. Los creyentes verdaderos deben salir de las iglesias. Deben salir de Babilonia. Los creyentes verdaderos en estas iglesias tiemblan delante de la Palabra de Dios. A ellos les fue dada una nueva alma resucitada en el momento cuando fueron salvos, así que tienen un deseo intenso y contínuo de ser obedientes a la Palabra de Dios. Por consiguiente, estarán cada vez más incómodos a medida que aprenden cada vez más de la Biblia en cuanto a la Gran Tribulación y al final de la era de la iglesia. Finalmente, ellos saldrán de sus congregaciones locales porque quieren ser totalmente obedientes a los mandatos de Dios.
    Desafortunadamente, aunque muchas de las iglesias más conservadoras ya han oído bastante acerca del final de la era de la iglesia, muy pocos están dejando esas iglesias. ¿Es posible que estas iglesias Bíblicas, ortodoxas y conservadoras estén en realidad altamente pobladas de miembros que no son salvos - - miembros no salvos que han pasado por el bautismo en agua, que han hecho su confesión de fe, y que colaboran con la iglesia, y que aparentemente viven vidas piadosas, morales y decentes? ¿Es posible que ellos confíen en su iglesia y sus doctrinas y confesiones como su autoridad final y no en la Biblia?

¿Es posible que estas iglesias Bíblicas, ortodoxas y conservadoras estén en realidad altamente pobladas de miembros que no son salvos?

    Es realmente espantoso pensar que esta pueda ser la condición espiritual verdadera de todas las iglesias hoy. Como aprendimos anteriormente, Satanás estaba comenzando ya a tener éxito cerca del comienzo de las siete iglesias que se exhiben en Apocalipsis 2 y 3. ¿Por qué

Capítulo 4.
75

no habría de ser él cada vez más exitoso a medida que pasa el tiempo? De esta manera, ya por nuestros días, seminarios y denominaciones completas pueden haber caído bajo el liderazgo de hombres que no son salvos, que tienen apariencia de piedad pero que no han experimentado la salvación. ¡Qué posibilidades tan feas, terribles, y horrorosas! Si esa es la condición espiritual verdadera de las iglesias que pensábamos que eran sumamente fieles a la Biblia, entonces fácilmente podemos entender el lenguaje terrible que Dios usa cuando acusa a las iglesias locales del día de hoy en Isaías, Jeremías, Ezequiel, y muchos otros lugares en la Biblia.
    Unos cuantos ejemplos de la naturaleza absolutamente seria de este asunto son dados en los pasajes siguientes de la Biblia:

 

Jeremías 5:23: No obstante, este pueblo tiene corazón falso y rebelde; se apartaron y se fueron.

Jeremías 5:26-27: Porque fueron hallados en mi pueblo impíos; acechaban como quien pone lazos, pusieron trampa para cazar hombres. Como jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; así se hicieron grandes y ricos.

Jeremías 6:14-15: Y curan la herida de mi pueblo con liviandad, diciendo: Paz, paz; y no hay paz.¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado, ni aun saben tener vergüenza; por tanto, caerán entre los que caigan; cuando los castigue caerán, dice Jehová.

Jeremías 7:24: Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante.


    El número de estos versículos de ejemplo puede multiplicarse cientos de veces. Ellos describen realmente cómo Dios mira a las iglesias locales a medida que estas se llenan con los “predicadores de justicia” de Satanás.

Deberíamos estar horrorizados al darnos cuenta cómo Satanás ha estado guerreando contra el cuerpo de Cristo a través de todo el tiempo de la era de la iglesia.

    Deberíamos estar horrorizados al darnos cuenta cómo Satanás ha estado guerreando contra el cuerpo de Cristo a través de todo el tiempo de la era de la iglesia. Nos debería aterrorizar hasta lo más profundo de nuestro ser tan siquiera considerar la posibilidad de que una gran cantidad de teólogos

Capítulo 4.
76

de confianza, maestros Bíblicos, pastores, ancianos y diáconos pudieran haber estado bajo la autoridad de Satanás. No obstante, como hemos visto, esa fue precisamente la situación en el templo y en las sinagogas en el tiempo de los apóstoles. Aquellos sacerdotes y Fariseos eran personas igualmente morales, decentes, y aparentemente piadosas como un gran número de líderes de las iglesias de nuestros días. Además, otra posibilidad espantosa que debería ocurrirse a todo miembro de una iglesia local es esta: “Si la cizaña y el trigo son prácticamente indistinguibles, ¿Cómo puedo estar seguro de que yo no estoy incluido en la cizaña? Yo sé que es cierto que los miembros no salvos de la iglesia están igualmente bajo la ira de Dios que la mayoría de la gente impía del mundo”. Esta pregunta debe hacerse porque la enseñanza de la Biblia claramente indica que esta es la condición de las congregaciones locales a través de toda la era de la iglesia.
    Estas son preguntas enormemente serias. En realidad, surge otra pregunta: “¿Cómo puedo saber con toda seguridad que mi pastor, mi maestro Bíblico favorito es verdaderamente salvo?” Si él no es salvo, entonces todavía está bajo la autoridad de Satanás; así que en realidad él es uno de los “ministros de justicia” de Satanás, descritos en II Corintios 11. Esta realmente es una situación espantosa.
    Parece que nadie en el mundo eclesiástico podía haber tenido alguna idea de la seriedad de este problema. Ellos no pudieron haber sabido, porque Dios mismo enseña que a través de toda la era de la iglesia, el trigo y la cizaña eran prácticamente indistinguibles. Versículos tales como II Corintios 11:15, el cual habla de los ministros de Satanás como ministros de justicia, y Hebreos 6:4-6, donde Dios habla de gente que no es salva como habiendo sido participantes del Espíritu Santo y habiendo sido iluminados, nos explican por qué el trigo y la cizaña no pudieron ser reconocidos por lo que realmente son.
    Por cierto, esto nos dice que el bautismo en agua, la confesión de fe, la membresía de iglesia, etcétera, no son en absoluto ninguna garantía de salvación verdadera. Sabemos que el pertenecer a una iglesia que parece ser totalmente fiel a la Biblia no es garantía y la asistencia fiel a los servicios de adoración y otras actividades no es garantía. Promesas solemnes por el pastor o anciano de que yo he llegado a ser salvo no es garantía, y es posible que ellos mismos sean cizaña.

Por cierto, esto nos dice que el bautismo en agua, la confesión de fe, la membresía de iglesia, etcétera, no son en absoluto ninguna garantía de salvación verdadera.

Capítulo 4.
77

    Estas son afirmaciones espantosas realmente. Pero, tienen que ser confrontadas. El día del Juicio se aproxima, y si yo todavía permanezco sin ser salvo, sé que terminaré bajo la condenación eterna. Si mi iglesia ha sido razonablemente fiel a la Biblia, entonces seguramente, ella ha enfatizado la verdad Biblica de que la ira de Dios se precipita sobre los no salvos. Ahora podemos entender versículos tales como el que declara que debemos procurar hacer firme nuestra vocación y elección (II Pedro 1:10). Podemos entender por qué Dios dice en II Corintios 13:5:

 

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?


    ¿Entonces cómo puedo saber que realmente he llegado a ser salvo? Si sospecho que no soy salvo, ¿qué puedo hacer? Estas son preguntas extremadamente serias, que toda persona debería hacerse a sí misma.


CAPÍTULO 5